Novela Romance
!!Bienvenida Romancera¡¡

si ere nueva "Registra te" si ya eres una de las nuestras "Conecta te"
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Contacto
Contactar  con  la Administradora o sea se Susana

Cualquier tipo de consulta o duda:


novelaromance@hotmail.com

ayuda@novelaromance.com

 Enviar libros y recibir:


libros@novelaromance.com

 Información:

info@novelaromance.com





Libros

Últimos temas
» hola a todas aqui una de las fantasmas
Vie Dic 08, 2017 9:15 am por ana200006

» Bienvenidas a Novela Romance!!!!!!
Jue Dic 07, 2017 2:53 pm por QueenZephyrSunrise

» Maldición involucrada.
Vie Nov 17, 2017 10:29 am por spira99

» DOMINIO PROPIO
Lun Sep 25, 2017 10:56 am por sara123

» Me presento
Lun Jul 17, 2017 3:42 pm por QueenZephyrSunrise

» Hola,Romanceras...
Sáb Jul 08, 2017 8:20 am por anohelia521

» Secuestrada de Anna Zaire
Lun Jun 26, 2017 3:55 am por nefer

» no entrabas en mis planes Anna García
Dom Jun 18, 2017 11:39 pm por Maria23

» Sigo con la autora argentina Florencia Bonelli.
Miér Jun 14, 2017 10:37 pm por Maria23

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Foro
Novela Romance novelaromance.foro-blog.es Foro dedicado a las autoras de sagas y libros de mayor éxito de las novelas románticas.
Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Palabras claves

Biblioteca  BIANCA  Masters  manada  asesinos  Kallypso  


Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Muselina el Lun Sep 16, 2013 2:05 pm

*Nombre de la historia: 365 días.
*Categoría: Romance Histórico.
*Protagonista: Courtney Baker-Adrien Birdwhistle.
*Spicy: -
*Síntesis: 365 días. Esa era la cantidad de tiempo de que dispone Courtney Baker, una joven de escasos recursos económicos, para poder brindarle a su familia un techo bajo el qué vivir. El sueño de Courtney es casarse bien y tener una inmensa fortuna, para lo cual deberá trabajar cerca de un año como institutriz de la mimada señorita Brower. En el camino conoce a Adrien Birdwhistle, un humilde soldado retirado, y a su amigo Jeremy Relish, el mayor de tres hermanos y heredero de una cuastiosa fortuna. Primera parte de la saga Los Hermanos Baker.

Capítulo 1

—¿De verdad tienes que ir?
Courtney Baker alzó la vista, divertida, mientras Mary, su hermana pequeña, inflaba graciosamente sus mejillas.
—No es necesario que vayas, ¿sabes? Te echaremos mucho de menos —decía la niña en tono insistente.
—La señora Brower quiere que vaya allí y no puedo defraudarla, querida. Tengo que ir —dijo bondadosamente Courtney. Mary bufó y se cruzó de brazos. Era evidente que no le gustaba nada la idea de que su hermana mayor estuviera un año entero fuera de casa. Courtney suspiró y siguió empacando. En verdad, Mary no tenía remedio. La habían mimado tanto que su mayor pena era ser pobre, y quizá fuera conveniente que esa brillante cabecita se despejara un poco. ¡Cuanto le habría gustado que su hermanita también fuera...! Pero aquello no había sido posible.
Mary se sentó en el borde de la cama, con expresión enfurruñada. Courtney no le hizo caso y siguió empacando. A aquellas alturas ya era normal que su hermanita tuviera un berrinche. Estaba demasiado consentida. Decidida a no dejar que la nostalgia opacara sus planes, Courtney creyó conveniente decirle la verdad a Mary.
—Escucha, Mary... —empezó a hablar. Ella la miró, seguramente esperando que le dijera que no pensaba irse sin su hermanita—, la razón por la no que te llevo es que, simplemente, tengo grandes planes en mente. Dentro de poco más de un mes cumpliré veintiséis años, Mary. ¡Veintiséis años! Soy una solterona y, aun así, no renuncio a mis esperanzas de encontrar un buen marido antes de fin de año. Escucha atentamente, Mary. Tú aún eres muy joven y es posible que mis propias experiencias te sean muy útiles algún día, cuando tú misma estés empezando a sentir la pesadez de la edad y el ansia de cariño que vienen siempre con el deseo de casarse. Aún tienes cinco años y es una edad impropia para meterte estas cosas a la cabeza, pero debes tener en cuenta que si lo hago es por tu bien y el de nuestros hermanos. Trabajaré duramente como institutriz de la hija de la señora Brower. Estaré trabajando un año allá en Londres con ella y aprenderé a portarme con correción a la vez que sencillez.
—Tú no necesitas aprender a ser elegante —murmuró Mary, esforzándose por sonreír—. Ya lo eres.
—Te agradezco el cumplido —replicó Courtney—. Sin embargo, aún hay cosas que yo no sé, aunque tuviera veinte años cuando papá murió y perdimos nuestra dote. Tú aún no habías nacido, pero te consintieron demasiado aún cuando sobrevinieron nuestras dificultades. Naciste poco después. Nos resultó verdaderamente difícil cuidarte, pues mamá se sumió en una depresión y nosotros apenas teníamos para comer. Luego, cada uno de nosotros se puso a trabajar duro para mantener nuestra economía a flote. Sin embargo, no es suficiente, Mary. No me queda otra opción... Voy a tener que casarme.
—¿Casarte? —preguntó la niña, ladeando la cabeza de manera propia de una muchachita de su edad.
—Si, Mary, casarme —confirmó Courtney, muy seria—. Casarse es cuando dos personas se quieren mucho, y van a pedirle a un señor mayor que los una, para que así... ya no puedan separarse nunca. Se suelen casar en la iglesia, la misma que visitamos los domingos, donde suben a una plataforma llamada altar en donde el señor mayor les dice algunas cosas y ellos tienen que decidir si lo harán o no. Si sí quieren, aceptarán y el señor les dirá que se besen para sellar el casamiento, y si no, simplemente se retiran del altar y ya está. Como vez, es muy simple, pero debes prepararlo con varios meses de anticipación.
—¡Suena tan bonito! —exclamó Mary, de súbito entusiasmada—. ¿Tú harás eso, Courtney?
—Si, lo haré —dijo ella sin siquiera tartamudear.
—¿Y vas a aceptar?
—Por supuesto.
Mary parecía muy entusiasmada con la idea de que su hermana mayor se casase, y no refunfuñó, como normalmente hacía, cuando ésta la mandó abajo para cenar. La niña bajó corriendo las escaleras, mientras Courtney, por su parte, acababa de guardar una bonita muselina verde y cerraba de un golpe el baúl. Luego bajó ella también hasta el comedor.
Cuando los Baker perdieron su fortuna, se vieron obligados a vender todas sus casas de campo y mansiones, quedándose solo con una diminuta casita, minúscula como un botón, con las paredes pintadas de blanco, un techo de piedra rojo, dos pisos y dos ventanas. Sólo eso. Tenía solo cuatro habitaciones, por lo que los hermanos se veían obligados a compartir dormitorio. Courtney entró en la cocina, tan pequeña y destartalada como el resto de la casa. Y, como todo, tenía que compartirlo con sus hermanos. Pero siquiera era acogedora. La cocina era un cuartito considerablemente más grande que todos los demás, cabían doce personas al menos, aunque siempre quedaban apretujados unos contra otros. Courtney suspiró mientras se sentaba. Como siempre, las ventanas estaban abiertas y a través de ellas se filtraba la cálida luz del sol. Había sido necesario hacer la cocina tan espaciosa pues, si alguien los viese, pensaría que era la familia más grande que en su vida habría visto.
Y no se equivocaría, porque el "clan" Baker era el más numeroso del pueblo en el que vivían. El clan Baker estaba conformado por una madre (el padre había muerto) y diez hijos: ocho mujeres y dos niños. Aquel era sin duda un regalo de los cielos, porque significaba más bocas que alimentar. Courtney empezó a untar mantequilla en su tostada, como siempre, mientras observaba de reojo al resto de la familia. Cualquiera que los viese, dudaría que tuvieran algún parentesco. Y es que sus aspectos contrastaban más que cualquier otra cosa.
Courtney tenía el cabello y los ojos castaños, que a su vez reflejaban tanta bondad como tristeza ante el hecho de tener ya casi veintiséis años y no haber podido encontrar marido. Es cierto que muchos caballeros la veían con interés, sin embargo al enterarse de su posición social rápidamente se dirigían hacia alguna otra dama bonita.
Estuvieron un minuto en silencio, hasta que finalmente la señora de Baker, muy parecida físicamente a Courtney, preguntó, dirigiéndose a ésta:
—Entonces... ¿Irás a Londres a cuidar de la hija de la señora Brower?
—En efecto, eso haré —confirmó Courtney, en todo decidido—. Ganaré todo lo que pueda y ahorraré dinero para poder pagar los estudios de los más pequeños, y estoy segura de que la pequeña Eliza no dará demasiado problemas. Dice la señora Brower que es en realidad un angelito que no causaba nunca problemas. Confío en poder ser de utilidad allá, porque la señora Brower me aprecia muchísimo y no quisiera defraudarla —dijo, tal y como minutos antes, en la habitación con Mary.
—Esta muy bien, querida, y me alegro de que así sea —exclamó su hermana Juliette, que era quien seguía en edad a Courtney—. ¡Cómo quisiera poder ir yo también! Londres debe de ser muy bonito, especialmente en esta época del año, que estamos en verano y hay pocas lluvias.
—Querida Julie, no nos olvidemos que últimamente corren rumores aquí en el campo de que en Londres ha estado lloviendo mucho —advirtió Megan, la tercera hermana.
—Si es ese el caso, me preocupa lo que te podría pasar en el camino, Courtney —intervino la señora Baker, frunciendo un poco el entrecejo.
—Descuida, mamá, puedo cuidarme por mi misma, pues la flor de mi juventud la he dejado hace ya varios años —repuso Courtney tristemente.
—Déjame ver, se supone que las muchachas de hoy en día son solteronas a los veinticinco años, por tanto no la has dejado atrás hace mucho —comentó Alice, la cuarta hija.
—Es verdad —reconvino Courtney—, pero últimamente son las muchachas de veintiún años las que empiezan a hablar de quedarse solteras, en vez de las de veinticinco.
—¡A los veintiuno, por Dios Santo! —exclamó Juliette con expresión atontada—. ¡No pensé que hace ya tanto hubiera perdido mi flor de juventud! —Y es que Juliette acababa de cumplir veinticinco años.
—Es algo que debemos aceptar —dijo la señora Baker, sonriendo—. Y me parece que lo más correcto es éste caso sería despedir felices a Courtney y desear con todas nuestras fuerzas que en su camino no encuentre más que buena suerte.
—Ya lo creo —dijo calurosamente Alice, mientras todos se acercaban a la mesa disponiéndose a desayunar. Una semana después, Courtney Baker emprendía su viaje triunfal hacia la lejana ciudad de Londres.


Última edición por Muselina el Vie Sep 20, 2013 10:26 am, editado 2 veces
avatar
Muselina
Debutante

Femenino Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 16/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  MEG el Lun Sep 16, 2013 9:29 pm

Me encanta este tipo de historias! 
Bonito comienzo así, en una escena hogareña... pobrecita Mary, con cinco años tratando de asimilar toda esa información, jajaja. Y la resignación responsable de Courtney... Me gusta, a ver cómo se desarrolla. 
Ánimo Muselina y gracias por compartir!

MEG
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 4381
Fecha de inscripción : 14/08/2011

http://detrasdelabanico.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Heidy78 el Mar Sep 17, 2013 2:53 am

Que bonito escribes cariño!!!!! Animo y no nos hagas esperar tanto por la continuación jajajajajaajajaj
avatar
Heidy78
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 5416
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 39
Localización : Guatemala
Empleo /Ocio : Finanzas
Humor : Depende... Pero casi siempre super feliz!!!

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga los hermanos Baker I : 365

Mensaje  Betsy Abraham el Mar Sep 17, 2013 6:31 am

Muselina esto me a encantado!!! soy una fanática de este tipo de novelas. Te diré que esta muy bien escrito sigue adelante amor...
Yo también tengo una en este foro se llama Donde vuelan las golondrinas y también es de época! Very Happy Very Happy Very Happy  Sigue escribiendo porque lo haces fenomenal!!!!I love you I love you I love you
avatar
Betsy Abraham
¡¡Siiiii !!Soy una charlatana

Femenino Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 05/08/2013
Edad : 42
Localización : Mendoza
Empleo /Ocio : Escritora - Ama de Casa - mujer maravilla
Humor : Alegre

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Muselina el Mar Sep 17, 2013 12:24 pm

¡Muchas gracias a todas las que me dieron ánimos! Éste capítulo lo dedicó especialmente a todas ustedes, espero y les guste Smile. Además, me he cambiado el avatar a Anne Hatawhay, que es como físicamente me imagino a Courtney. ¡Disfruten!

Capítulo 2
Courtney asomó su rostro por la ventanilla del carruaje, aburrida. Odiaba esperar, y aquella mañana amanecía aún más lluviosa que la otra. Cuando comenzó su viaje, se había entusiasmado mucho, pero ahora lo único que quería era llegar y descansar. Como estaba sola en el carruaje y con muy pocas distracciones, no tenía nada con qué entreteneser, y como la paciencia no era su mayor virtud, tampoco conseguía sentarse tranquila en el carruaje. Hacia ya dos semanas que llevaba viajando. Había literalmente devorado todos los libros que había llevado, y había repetido ya tres seguidos. Uno de sus mayores defectos era la impaciencia, la cual ya empezaba a hacerse notar aquella mañana.
Abriendo nuevamente el libro que llevaba entre las manos, se dispuso a leer con expresión irritada. Nadie que la viera, eso era seguro, en su sano juicio se atrevería a interrumpirla. Habían pasado ya dos semanas, y aún faltaba mucho para llegar a Londres. Sabía que sus hermanas más jóvenes matarían por estar en su lugar, pero la verdad era que Courtney no se los recomendaba en lo absoluto. No, ha menos que llevaran consigo una considerable provisión de objetos con qué divertirse.
Escuchó al señor Bread, el cochero, toser fuertemente, y no pudo evitar suspirar un tanto exasperada. El señor Bread estaba enfermo, y aún así continuaba con su trabajo. El señor Bread era un hombre cuarentón, de unos cuarenta y siete más o menos, que aunque en el pasado fue apuesto había perdido casi toda su belleza.
Casi toda, excepto sus hermosos ojos, de un negro intenso. A Courtney le gustaban mucho aquellos ojos, porque la llenaban de una calma especial, como diciéndole: "Todo va a estar bien".
A su hermana Juliette también le gustaban. Cuando lo vio había comentado que "le parecían unos hermosos ojos", aunque luego se mostró bastante avergonzada y le pidió disculpas. Mary dijo que "le parecía un hombre muy sereno", y las muchachas no pudieron evitar sonreír con las palabras de la más joven del clan Baker. Courtney cerró de golpe el libro y suspiró por enésima vez aquel día. ¿El señor Bread no podía ir más rápido? Tal vez, si se lo pedía...
—Hum... ¿Señor Bread? —murmuró. El cochero no la escuchó. Claro, lo había dicho demasiado bajo—. ¿Señor Bread? —dijo elevando un poco la voz. Tampoco la había escuchado—. ¡Señor Bread! —exclamó finalmente. En eso se abrió la puertita del techo, a través de la cual se asomó la cara del señor Bread, colorada y sonriente, mirándola con esos ojos serenos que a sus hermanas y a ella, sentimentales como eran, les gustaban tanto.
—¿Ocurre algo, señorita Baker? —preguntó amablemente.
—¿Podría ir más aprisa? —rogó ella, desesperada—. Tengo que llegar pronto a la casa de la señora Brower y nos estamos retrasando—Aquello había sido realmente una mentira, pero no se le podía ocurrir otra manera.
—Voy lo más rápido que puedo, señorita Baker, pero me parece que los caballos están agotados y lo correcto sería dejarlos descansar, ¿no le parece?
—Pero señor Bread —protestó Courtney—, no podemos seguir retrasando el viaje. Debemos llegar lo antes posible, y con esta lluvia...
—De acuerdo, señorita Baker —dijo el señor Bread, con toda educación—. Llegaremos allí mientras Dios nos lo permita.
Courtney sonrió. El señor Bread era un hombre muy religioso, siempre confiando en Dios para todo. Aunque era perfectamente comprensible, a decir verdad. Su familia era muy humilde, y al ser el mayor se ganaba la vida como cochero. Aunque ella confiaba en que, cuando se casara, les daría a él y a su familia lo más parecido a un hogar que pudiera.
Guardó el libro, que todavía llevaba entre las manos, y empezó a reflexionar sobre lo que haría al llegar. Había dejado todo aquello para el final, naturalmente, pero ahora que la emoción del primer viaje había pasado ya podía pensar en sus planes. Durante aquellos trescientos sesenta y cinco días que estaría educando a la señorita Brower, debía encontrar un marido respetable con el cual casarse y así poder brindarle a su familia (sobre todo a los más jóvenes) las atenciones que merecían. El hombre que ella eligiera debía ser apuesto, joven y rico, y como Courtney tenía tan buen gusto era seguro que lo encontraría.
Debía tener ojos grises, como su padre, o verdes, como su madre, para dejarla totalmente satisfecha. O que al menos tuviera mirada penetrante, para reprocharle algún tipo de comportamiento inadecuado una vez casados. Podía sonar exigente, pero ella no podía evitarlo. Seguía pensando en eso, cuando sonó un fuerte golpe fuera y el carruaje se quedó parado. Courtney esperó pacientemente durante cinco minutos, esperando que siguiese, pero el carruaje no avanzaba. Finalmente, y sin importarle poder manchar su mejor vestido, salió.
En pocos minutos su cabello estaba revuelto y empapado. La lluvia la había mojado por completo su vestido en cuestión de segundos, dificultándose mucho la vista, sin poder ver con claridad. Tuvo que enfocar mucho la vista para ver al señor Bread, quien se encontraba arrodillado junto a una rueda, observándola detenidamente.
—¿Sucede algo, señor Bread? —inquirió Courtney, preocupada.
—Me temo que la rueda se ha atascado, señorita —informó el señor, alzándose con una expresión seria que nunca antes había aparecido en su cara.
—Ya veo... —murmuró Courtney, pensativa.
—Entre al carruaje, señorita Baker, me temo que no podremos sacar esta rueda sin ayuda. Está demasiado sumida y necesitaremos a alguien fuerte para encargarse.
—Lo haré yo, señor Bread. Usted descanse, que yo iré a buscar ayuda —dijo Courtney.
—Señorita, es peligroso...
—Pero estamos aquí por mi y yo seré quien sufra las consecuencias.
—Pero señorita...
—Nada de peros, señor Bread—lo interrumpió Courtney con fiereza—. Usted quédese ahí sentado, que yo iré a buscar ayuda.
Y, sin dejarle siquiera al pobre hombre tiempo para replicar, salió a la oscuridad de la noche.
avatar
Muselina
Debutante

Femenino Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 16/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Heidy78 el Miér Sep 18, 2013 3:15 am


Felicidades preciosa!!!


Hasta el momento me tiene enganchada y creo que la prota es toda una guerrera como las que nos gusta jajajajaajajajaj


Sigue adelante!!!!
avatar
Heidy78
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 5416
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 39
Localización : Guatemala
Empleo /Ocio : Finanzas
Humor : Depende... Pero casi siempre super feliz!!!

Volver arriba Ir abajo

Re:Saga los hermanos Baker I: 365

Mensaje  Betsy Abraham el Miér Sep 18, 2013 6:41 am

Seguro que cuando vaya a buscar ayuda se encuentra con uno de los protagonistas!!! o me equivoco??? jajaja esto se pone cada vez mejor!!!
avatar
Betsy Abraham
¡¡Siiiii !!Soy una charlatana

Femenino Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 05/08/2013
Edad : 42
Localización : Mendoza
Empleo /Ocio : Escritora - Ama de Casa - mujer maravilla
Humor : Alegre

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  fenrir_406 el Jue Sep 19, 2013 12:27 pm

mi dama por favor no se vaya a enojar, no es una critica, es solo una duda, el el primer capitulo leí "diez hijos: siete mujeres y dos niños" no se si la protagonista no esta en la cuenta, falta alguien ... o sobra quizás eso es lo único Very Happy bueno obviamente aparte de las felicitaciones que te mereces por la historia esta muy buena y a pesar de que no soy muy asiduo a las historias de esa época pero el segundo capitulo me gusto bastante, sobre todo por la reacción de la protagonista al salir del carruaje ... por ultimo, jamás he estado en Londres pero me encantaría verlo en invierno u otoño, no me gustan los climas soleados ni calurosos Very Happy
avatar
fenrir_406
!!Tengo los dedos entumecidos¡¡ No paro

Masculino Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 05/01/2013
Edad : 25
Localización : graneros-rancagua-chile
Empleo /Ocio : estudiante de lic. en cs. exactas
Humor : me rio con casi todo :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Muselina el Vie Sep 20, 2013 12:16 pm

Muchísimas gracias a todos los que comentaron! Y Fenrir ya lo edité Wink.
Capítulo 3
Había sido una jornada larga y aburrida para Adrien Birdwhistle. Su mejor amigo, Relish, había insistido en presentarle a varias cortesanas, seguramente esperando que Adrien se enamorara de una de ellas. Ya era bastante extraño de por si que pretendiera juntar a dos personas, tomando en cuenta su propia reputación. Aunque el mismo Adrien ya empezaba a considerar la idea del matrimonio. Se había sentido tan solo durante tantos años... La única compañía que tenía era, sin duda, la de su mejor amigo, Jeremy Relish.
Sin embargo, no era muy seguro confiar ese secreto a Jeremy. A sus veintisiete años, era un chico demasiado inquieto que no podía callar un secreto sin contárselo al menos a alguien. Adrien quería a Jeremy, pero si no se relajaba seguramente acabaría por hacer algo ridículamente tonto. Conocía de primera mano lo impulsivo que era Jeremy.
Adrien suspiró, mientras se aferraba a las riendas de Jack, su caballo. Es cierto que muchas mujeres lo miraban con interés, pero Adrien no se fijaba en ninguna de ellas. Jeremy le llamaba cursi, pero Adrien realmente creía en el amor verdadero y en que algún día lo conseguiría. Algún día. Esa era la frase que más se había repetido últimamente, pues había cumplido ya cuarenta y cinco años y no había podido encontrar esposa. A menudo se reprochaba a si mismo mentalmente por su soltería, y no podía evitar entristecerse. Jeremy le había dicho múltiples veces que se casara, pero con el consejo viniendo de él Adrien dudaba en aceptarlo.
Siguió pensando en eso hasta que un repentino olor lo asaltó. Era un aroma húmedo, desagradable. Y Adrien sabía de que se trataba, pues lo había aspirado muchas otras veces, cuando había peleado como soldado en los campos de batalla.
—Está por estallar una tormenta, Jack —anunció al caballo, aunque sabía que éste no podía entenderle; acto seguido jaló sus riendas y se encaminó a la mansión Relish, en donde residía desde la muerte del señor Relish, de la cual había salido para respirar aire, mientras recuerdos sinfín aparecían en su mente.
Volvió a verse a si mismo como niño, corriendo por las calles de Londres. Pese a ser el mejor amigo del heredero de una familia respetable, Adrien no era rico. De hecho, había crecido en las calles. Se había quedado completamente solo desde los diez años, cuando su padre murió de neumonía, y su madre contrajo la enfermedad, muriendo a los pocos meses. Desde entonces, el se había ganado la vida limpiando zapatos. El señor Relish, padre de Jeremy, lo encontró un día hurgando en la basura, buscando comida, y lo tomó bajo su protección. Lo llevó a su casa, lo cuidó, lo alimentó y gracias a él el señor Relish se casó, dando a luz a Jeremy. Tenía dieciocho años cuando Jeremy nació, y la señora Relish, después de tres años de matrimonio, finalmente murió al dar a luz.
Poco tiempo después, falleció el señor Relish. Había tenido una severa pulmonía, la cual acabó por absorber completamente su vida. Murió un año después, cuando Jeremy era aún un bebé. Por eso, sus padres eran ahora para él solo un vago y dulce recuerdo. Jeremy había quedado huérfano a muy tierna edad, por esa razón Adrien se comprometió a cuidarlo. Pero lo había malcriado demasiado, y ahí el resultado. Se estaba convirtiendo en uno de los más famosos calaveras del país.
Pensaba en eso, cuando Jeremy salió corriendo a recibirlo. Adrien sonrió. En definitivo, su amigo nunca cambiaría.
***
Todo estaba borroso a su alrededor. Sentía su cabeza doler como su la estuvieran golpeando con una piedra, mientras las piernas le temblaban sin cesar y su cara ardía. ¿Tenía fiebre? No podía verlo. Estaba demasiado cansada siquiera para alzar las manos. No dejaba de llorar, mientras un banco de niebla cubría el lugar donde estaba. No tenía idea de donde estaba, ni de qué hora era, pero le daba la impresión de que habían pasado dos días desde que caminara sin descanso.
¡Si tan sólo hubiera escuchado al señor Bread y quedado sentada! Pero ya era demasiado tarde. No había marcha atrás. Se había alejado más de la cuenta, y a esas alturas era casi seguro que el señor Bread ya se había ido a decirle a su familia. ¿Qué dirían todos cuando se enterasen? ¿Qué sería de Mary? Ella nunca se la había pasado sin su hermana mayor, ahora tendría que enfrentarse al mundo sola. Limpiándose una lágrima que en aquellos momentos se deslizaba por su mejilla, Cortney empezó a creer que ya nadie la encontraría. Ni siquiera ella sabía donde estaba.
Empezaba a pensar en eso, cuando tropezó con un piso alto y cayó, golpeando su rostro contra la puerta.
***
Adrien sentía el confortable resplandor del fuego de la chimenea, calentando su rostro. Jeremy se encontraba arriba, arreglándose. Había prometido su tiempo a una chica que conoció durante un paseo el día anterior. Habían pasado ya dos días desde que Adrien hubiera recordado su pasado, y aún le dolía pensar en ello. Odiaba recordar a sus padres, no porque no los quisiera, sino porque no le gustaba pensar en esas cosas. Jeremy al menos tenía el tacto de no mencionarlo frente a nadie, ni preguntarle al respecto cuando ambos estaban a solas en una habitación. Adrien le agradecía profundamente eso.
Escuchó el sonido de pisadas contra las escaleras, pero no se giró para ver quien bajaba. Sabía que era Jeremy. Y en efecto, era él, impecablemente vestido y con el cabello repeinado. Aún así, lucía tan bien parecido como de costumbre. Después de todo, Jeremy era el mayor de tres hermanos, lo cual le daba un aire intimidante. Era alto y fornido, no desgarbado como él, rubio y de ojos verdes, no moreno y de ojos oscuros como él. Por esa razón no le extrañaba en lo absoluto que lo persiguieran tantas jóvenes casaderas. Adrien negó con la cabeza. Jeremy era su único amigo, y le molestaba un poco pensar que algún día se quedaría solo otra vez, si llegaba a sentar cabeza. Eso, si un día lo hacía.
Jeremy se percató de la mirada penetrante de su amigo y se dio cuenta de que le preocupaba la clase de vida que estaba llevando. Pero la verdad su opinión no le interesaba mucho.
Mirándose Jeremy en el espejo, reflexionó un poco sobre lo que haría con su vida. Sentar cabeza no le sonaba atrayente en lo absoluto, ni tampoco los negocios de su fallecido padre. Adrien estaba preocupado porque sabía el gran rencor que guardaba Jeremy contra su propio padre, según él, por haberlo abandonado, pero no dejaba toda esperanza de que su amigo recuperase el buen humor que tenía de pequeño ahora como todo un caballero.
Los pensamientos de ambos se vieron interrumpidos por un ruido procedente de la puerta, que alertó los sentidos de Adrien, cultivados hacia mucho tiempo, cuando era soldado. Ambos se giraron de golpe. Parecía que golpeaban la puerta.
—Iré yo —dijo Jeremy, pero Adrien puso su mano frente a él diciendo:
—Nada de eso. Iré yo.
—De acuerdo —aceptó Jeremy de mala gana, molesto porque Adrien no lo dejara hacer algo por si mismo. Luego recordó que era su mejor amigo y no pudo evitar avergonzarse por aquel pequeño resentimiento. Adrien se encaminó entonces hacia la puerta y la abrió lentamente, listo para enfrenarse a cualquiera si es que se encontraban con alguien peligroso. Pero no fue así, pues apenas la abrió cayó dentro una figura femenina con aspecto lastimado. Adrien se hincó, apartando el pelo de su rostro. Tenía un aspecto triste y demacrado, como si hubiera estado llorando.
—¿Quién es? —inquirió Jeremy, mirando por encima de su hombro.
—Pronto, Jeremy, ve y llama a un médico... Ésta chica necesita cuidados —murmuró Adrien.
—¡Pero me perderé mi cita con Evelyn! —protestó Jeremy—. ¡Déjame al menos llamarle para decirle!
—Me importa un bledo si cancelas con Evelyn, Jeremy. Ésta chica está herida y necesita un médico que la atienda pronto... Y si no vas tú iré yo —dijo Adrien con autoridad. Jeremy abrió los ojos con sorpresa. Adrien nunca le había hablado así. Asintió lentamente, no siendo capaz de decir nada, acto seguido tomó su chaqueta y salió. Fuera había mucha niebla, pero Jeremy conocía aquellas tierras como si fueran la palma de su propia mano, por lo que Adrien no se preocupaba por eso. Mientras tanto, Adrien tomó entre sus brazos a la chica herida y la subió corriendo a uno de los dormitorios. Aquella chica necesitaba descansar, mientras llegaba el médico.
avatar
Muselina
Debutante

Femenino Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 16/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Sugar Mami el Sáb Sep 21, 2013 8:01 am

Bueno Muselina....por fin he podido leer tu historia...muy bonita y ya me estoy imaginando que era lo que el chico estaba esperando para casarse....yupiiiiiiiii....con mucho respeto te digo esto...hay dos cosas que no entiendo..porque el rencor de Jeremy con su padre..si el murio muy enfermo...no fue que lo abandono..   ....y la otra partecita y te cito: 



"Lo llevó a su casa, lo cuidó, lo alimentó y gracias a él el señor Relish se casó, dando a luz a Jeremy. Tenía dieciocho años cuando Jeremy nació, y la señora Relish, después de tres años de matrimonio, finalmente murió al dar a luz."



Poque gracias a él se caso????...y porque finalmente murio la mamá de Jeremy al dar a luz...ella estaba enferma????....


No esta mal escrita..al contrario..buen vocabulario y muy hilada la historia...solo cuida un poco los detallitos....me gusto mucho porque son historias romanticas y me encantan!!!!!..asi que ya quiero saber que paso...llego el medico..que paso con el chofer que la llevaba..en fin..se enamoraron?????...jajajaja...lo se muy rapidita verdad????...asi soy desesperada....sigue adelante que nos tienes enganchados a todos por aqui... 
avatar
Sugar Mami
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 2752
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Edad : 52
Localización : Puerto Rico
Empleo /Ocio : Llevar Travesuras
Humor : Pícaro y Sandunguero

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Heidy78 el Sáb Sep 21, 2013 9:19 am

Ya sabes que soy tu fans y me encantan leer lo que escribes y me lo cepillo en un momento.. Pero tengo las mismas dudas de Mami y tambien me surgio preguntar que paso con los otros hermanos de Jeremy????

Gracias preciosa y sigue adelante que escribes muy bonito!!!!!
avatar
Heidy78
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 5416
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 39
Localización : Guatemala
Empleo /Ocio : Finanzas
Humor : Depende... Pero casi siempre super feliz!!!

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I : 365

Mensaje  Betsy Abraham el Lun Sep 23, 2013 9:02 am

Mismas dudas!!!!!!!Question Question Question  Pero igualmente esta muy buena sigue!!!!Very Happy Very Happy
avatar
Betsy Abraham
¡¡Siiiii !!Soy una charlatana

Femenino Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 05/08/2013
Edad : 42
Localización : Mendoza
Empleo /Ocio : Escritora - Ama de Casa - mujer maravilla
Humor : Alegre

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  fenrir_406 el Lun Sep 23, 2013 4:59 pm

gracias muselina por subir el siguiente capitulo en el que podemos ver al fin como va la parte romántica de la historia, sinceramente creo que las dudas que antes expusieron estas hermosas damas Very Happy serán reveladas paulatinamente a su debido tiempo, la duda que me asalta ahora es que es lo que pasara con la dama que recibiría a la protagonista en Londres, no pido que lo aclares, solo digo que espero tus siguientes entregas para ver que pasa :p
avatar
fenrir_406
!!Tengo los dedos entumecidos¡¡ No paro

Masculino Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 05/01/2013
Edad : 25
Localización : graneros-rancagua-chile
Empleo /Ocio : estudiante de lic. en cs. exactas
Humor : me rio con casi todo :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  rosalee1983 el Mar Sep 24, 2013 9:25 am

Hola Guapa!!
Me he fundido los capítulos así... veloz veloz.
Me ha gustado mucho, así que ánimo y espero que no seas tan lenta como yo para esto       porque me tienes enganchada       
Y sobre las dudas que planteaban aquí mis compañeras/os romanceras/os... también las comparto, pero como son solo 3 capítulos, esperaré paciente (no como otras/os Twisted Evil  Twisted Evil  , es broma, os quiero mucho lol!  )

Felicidades!!
avatar
rosalee1983
Empece charlando y Acabe Cotorreando

Femenino Mensajes : 264
Fecha de inscripción : 05/05/2013
Edad : 34
Localización : España
Empleo /Ocio : Informática
Humor : Normalmente bueno...

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Muselina el Mar Sep 24, 2013 12:38 pm

Muchas gracias a todos por comentar. Respecto a sus dudas, les diré aquí, para que no tengan que esperar demasiado ^^: Escribo esta historia pensando hacer una saga acerca de cada uno de los hermanos Baker, cada historia narrará la historia de amor de un hermano, iremos conforme edades, por lo que la historia que sigue a ésta narrará la historia de Juliette. Además, Jeremy será un personaje muy importante en la tercer historia (ya ustedes sabrán por qué), en la tercera historia se revelará el por qué de la actitud de Jeremy. En lo que respecta a lo segundo (porque Adrien ayudó al señor Relish a encontrar esposa) se revelará a lo largo de la historia, pero pueden estar seguros de que lo diré Wink.
Capítulo 4
Courtney abrió los ojos lentamente y miró alrededor, confusa. Se sentía demasiado débil para moverse, y no comprendía donde estaba. Aquel lugar era desconocido para ella, y a su vez temía saber donde se encontraba. Parpadeó varias veces, y luego dirigió su mirada hacia la puerta, la cual acababa de abrirse, y se sobresaltó. Alguien había entrado. Courtney intentó cubrir su rostro, sin embargo, al instante dejó de hacerlo. Había un "algo" en el rostro de ese hombre que provocara que confiase en él, pese a ni siquiera conocerlo. Traía entre manos una bandeja repleta, una expresión serena en el rostro y sus ojos oscuros la miraban fijamente, con una expresión de sorpresa. Finalmente habló, con voz ronca y amable:
—Por fin ha despertado, señorita.
—¿Quién es usted? —inquirió Courtney, procurando parecer lo más amable y menos desconcertada posible.
—Coronel Adrien Birdwhistle, para servirle —dijo él, inclinando la cabeza cortésmente. Courtney se ruborizó hasta los mismísimos rizos de la frente al escucharlo.
—Un placer, coronel Birdwhistle —dijo, tendiendo una mano en un intento por saludarlo—. Yo soy Courtney Baker.
El coronel Birdwhistle sonrió, mirándola fijamente. Courtney empezó a sentir miedo de su mirada. Era demasiado penetrante.
—¿Dónde estoy, coronel? —preguntó tímidamente. El coronel recorrió la habitación con la mirada, con aspecto nostálgico. Courtney miró de reojo la habitación. No le extrañaría en lo absoluto que el coronel suspirara ante la vista, en realidad, aquel era el cuarto más bonito y acogedor que había visto en su vida. Ocupaban una habitación amplia y confortable, con una enorme ventana de la que pendían pesadas cortinas (que rápidamente llamaron su atención, pues eran finas y blancas, algo que no había vuelto a ver desde hacia seis años), y las paredes, pintadas de un verde pálido, daban al cuarto a la vez un aire alegre y elegante. Se encontraba en una suave cama, entre almohadones de plumas, sábanas de seda y cortinas de encaje. En una de las esquinas del cuarto, había una mesita de fina madera, y sobre ésta, con aire femenino, estaban colocados unos delicados crisantemos en un florero de cristal.
Tras recorrer varias veces con la mirada la habitación, el coronel Birdwhistle se giró de golpe hacia Courtney. Ella se sobresaltó. Los ojos de él parecían un poco extrañados con ella, pero la verdad era que no le sorprendía en lo absoluto. Después de todo, ni siquiera ella comprendía donde estaba realmente.
—Estás en la mansión Relish —contestó el coronel, seguramente pensando que ella ya la conocía. Courtney se quedó pensativa. Relish era un apellido que no había oído nunca, y le extrañaba enormemente. Al ser la mayor, siempre había llevado una buena vida social, confiando en que lo mejor era ser amiga de gente valiosa, pues de esa manera podría introducir mejor a sus hermanitos más jóvenes a la buena sociedad.
—Jeremy ha ido a recoger más crisantemos para aromatizar el cuarto, pues no se ha usado desde... Bueno, creo que lo mejor será no seguir hablando. Iré a traerle de desayunar, señorita Baker —balbuceó el coronel, acto seguido salió corriendo precipitadamente. Courtney frunció ligeramente el entrecejo. El coronel Birdwhistle había querido decir algo, ¿desde cuando no se usaba aquella habitación?
—Tal vez algún ser querido del coronel murió y esta habitación era suya, y como las otras no estaban disponibles, tuvieron que traerme aquí —se dijo a si misma, mientras se sentía demasiado débil como para ir a buscar un vestido al armario-ropero que había en un lado de la habitación. Traía puesta una cómoda bata de seda, pero no se escandalizó. El coronel parecía ser una persona muy fiable, no habría sido capaz de mancillar su reputación de esa manera. Seguramente fue una de las criadas. Pero... ¿quién era Jeremy? Demasiadas preguntas se arremolinaban en su cabeza, mientras sentía su cara arder de golpe (no precisamente de pena) y su mente quedaba en blanco.
***
El señor Bread observaba a la pobre señora Baker, al borde de un colapso nervioso. Hacia poco que había llegado a la casa de la numerosa familia para comunicarles la triste noticia. Courtney Baker había desaparecido. Y no tenía idea de donde estaba. Les había relatado la historia completa, pues él siempre fue un hombre muy sincero, y todas lo sabían. Por esa razón no se enfadaron con él, pero aún así, todas lucían muy tristes. Hasta los pequeños y traviesos gemelos, únicos varones de la familia, entendían la gravedad de la situación y no hacían ninguna travesura, procurando que su pobre madre no sufriera más de lo que ya estaba sufriendo.
Se giró hacia las tres mayores, Juliette, Megan y Alice. Las tres vestían de negro, por órdenes de su madre. Al parecer la señora Baker ya estaba exagerando la situación y se imaginaba lo peor. El señor Bread observó, sintiendo un fuerte pinchazo de culpabilidad en los costados, a la quinta hermana, Claire, cuidando de los más jóvenes con tal devoción que cualquiera pensaría que se trataba de un verdadero ángel. El señor Bread suspiró con cansancio, hasta que se percató de algo. Juliette, la segunda hermana, no se encontraba ahí. El señor Bread salió a buscarla. No quería más angustia en el corazón de la pobre señora Baker.
Buscó por toda la casa (lo cual no fue complicado, tomando en cuenta lo pequeña que era) hasta que finalmente la encontró en el jardincillo delantero, acariciando un dibujo al óleo hecho por su hermana Anne. Se trataba de la imagen del dulce rostro de su hermana, que conforme avanzaban los días y se descuidaba a si misma perdía su belleza, con sus ojos mirando bondadosamente a aquel que viese el hermoso dibujo. Juliette estaba silenciosa, seguramente pensando en su hermana.
—Señorita Baker, ¿por qué ha escapado tan de repente?
Juliette se sobresaltó y se giró, nerviosa. Sin embargo, con solo mirar los hermosos ojos negros del señor Bread se tranquilizó notablemente.
—¡Señor Bread! —exclamó—. No, no es nada... Es solo que mi madre es un tanto molesta cuando se lo propone, ¿eh? —dijo, intentando aparentar normalidad, pero su voz adquiría un tono tembloroso.
—Señorita Baker, ¿qué le he dicho ya tantas veces antes? —inquirió el señor Bread, hincándose detrás de ella sobre la hierba húmeda. Su cálido aliento golpeó con fuerza la nuca de Juliette, y ella supo al instante sus pensamientos, y murmuró deseando retrasar ese momento:
—¿Qué, señor Bread? No recuerdo exactamente...
Algunos años después Juliette bromearía con sus hermanas sobre aquel día, llamando a aquellas palabras "Intento Fallido". Porque, a pesar de que aquellas palabras habían sido formuladas intentando desesperadamente evitar lo que debía suceder, no le sirvieron de mucho, pues el señor Bread no le permitió continuar. Inclinándose lentamente sobre la muchacha, al fin rozó sus labios con los de ella con tanta delicadeza como hacia muchas otras cosas. Juliette sintió aquella leve caricia con verdadero placer. Al sentir los labios del señor Bread sobre los de ella supo que aquello era ya definitivo, y que había sido una verdadera tonta al intentar retrasarlo con palabras sin sentido. La mano del señor Bread descansaba sobre su mejilla, normalmente blanca como la nieve, pero sonrosada en aquel momento. Tras lo que a ambos les pareció una eternidad, finalmente se separaron. El señor Bread esbozaba una sonrisa triunfal y Juliette estaba totalmente ruborizada. No podía creer lo que había sucedido, e igualmente se sentía muy feliz. Apoyando su cabeza en el hombro, cálido y estrecho, del señor Bread, susurró quedamente:
—Señor Bread, yo...
No pudo continuar, pues él la tomó delicadamente del rostro y volvió a acercar sus labios a los suyos, entreabiertos, ansiosos. Cuando al fin se separaron, Juliette seguía con los ojos cerrados, como no pudiendo creer lo ocurrido. Aunque no tuvo que pronunciar palabra alguna. Entreabriendo los ojos, pudo leer en los bellos orbes negros del señor Bread el profundo amor que el dueño de aquellas pupilas oscuras sentía por ella. No hubo necesidad de lenguaje después de eso.
—Peter —dijo finalmente, luego de un minuto entero de silencio, con la cabeza apoyada en su hombro, como solo unos minutos atrás. Ambos en silencio—. Llámame Peter.
***
Adrien estaba sorprendido y confuso. Preparaba el desayuno para la señorita que habían rescatado en la puerta de la casa la noche anterior. Cerró los ojos, recordando a la señora de Relish. Un secreto del que nadie debía enterarse. Y, si bien lo había mantenido oculto de los curiosos, con aquella chica fue diferente. Había estado a punto de revelar su verdadera relación con el señor Relish. Recordó de repente que el médico había dicho que la joven tenía una severa pulmonía, pero al parecer se encontraba bien.
Empezó a subir las escaleras, con la bandeja entre las manos. Se llamaba Courtney, por lo que sabía. No podía tener más de veintidós, se dijo interiormente, mientras tocaba tímidamente a la puerta. Al no oír ruido alguno, se preocupó. Sabía que la muchacha estaba grave, no podría hacer muchos esfuerzos ni levantarse de la cama hasta, al menos, dos semanas.
Al abrirla, se encontró con un espectáculo terrible. Courtney Baker yacía en la cama, aparentemente dormida, pero cuando se acercó más pudo ver su expresión dolor, por lo que se abalanzó sobre ella, dejando caer la bandeja del desayuno. La señora Relish le había enseñado a realizar diversas actividades domésticas, entre ellas cocinar, por si algún día les hacía falta. Y vaya que les hizo falta.
Tocando su frente, Adrien descubrió que estaba ardiendo. Tomándola de la mano, la miró fijamente durante algunos minutos. Acto seguido se dirigió hacia Betty, la criada, y la mandó a buscar al médico. Ésta inclinó la cabeza en señal de respeto; acto seguido se precipitó escaleras abajo. Adrien suspiró, mientras salía corriendo en busca de un pañuelo húmedo para ponérselo en la frente. Pero Courtney no quiso soltarlo. Adrien lo intentó de nuevo, pero ella no le dejaba ponerse en marcha. No le soltaba la mano.
—Señorita Baker, debo ir a buscar algo que le baje la fiebre enseguida —dijo Adrien con severidad. Courtney entreabrió los ojos, y lentamente le soltó la muñeca.
—Perdón, estoy un poco mareada...
—Está usted en riesgo de pulmonía, señorita Baker —dijo Adrien. Ella abrió los ojos—. Descuide, ya mandé a Betty por el médico. Usted descanse, yo buscaré algo con que bajarle la fiebre.
Ella asintió con la cabeza y Adrien salió. No sabía por qué, pero sentía que algo ( y no exactamente malo) había llegado con la venida de la señorita Courtney Baker.
avatar
Muselina
Debutante

Femenino Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 16/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Heidy78 el Miér Sep 25, 2013 4:48 am


Hayyyyyyyyyyyy pero que bonito, sobre todo el momento del beso entre Peter y Juliette es que fue tan tierno...


Pero niña no me dejes así, cuéntame mas     gracias por despejar algunas dudas y sobre todo felicitaciones por le gran talento que tienes!!! 
avatar
Heidy78
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 5416
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 39
Localización : Guatemala
Empleo /Ocio : Finanzas
Humor : Depende... Pero casi siempre super feliz!!!

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Muselina el Jue Sep 26, 2013 10:12 am

Muchas gracias, Heidi, por todo tu apoyo. No es fácil escribir una buena historia, y espero que todos disfruten esta de todo corazón.
Capítulo 5
Courtney entreabrió los ojos. Sentía un horrible dolor de cabeza, aunado al hecho de que se sentía demasiado débil para moverse. El doctor Blair, médico contratado por el coronel Birdwhistle, era un hombre agradabilísimo, pero ni siquiera su amabilidad la hacía sentirse cómoda y tranquila. Ya habían pasado tres días desde que debía haber llegado a casa de la señora Brower, y todos en su casa deberían estar muy agitados buscándola.
Courtney se preguntaba si la echarían tanto de menos como ella a ellos. Recordó a Juliette, sentada en una de las viejas butacas, con un libro entre las manos. Luego a Megan, corriendo con Mac, el perro. Y Alice, paseando con un atento caballero que alguna vez intentó pretenderla pero que rechazó al sentirse incapaz de amarlo. Y luego a Claire, cuidando de los chicos y atendiéndolos tan solícitamente como solo ella sabía. Después a Anne y Emily, sus otras dos hermanas, la primera dibujando y la segunda buscando insectos. Después a Charlie y Dylan, los traviesos gemelos, el mayor dormitando bajo un árbol y el segundo riendo y jugando con Mary. Mary... La niñita del clan, ataviada en su encantador vestido de algodón celeste y trepando árboles.
Cuando se giró en la cama, aprovechando una repentina fuerza que la embistió seguramente pensando en sus hermanos, Courtney empezó a desear más que nunca la compañía incondicional de un hombre que la quisiera cuando se sintiera muy sola, como en aquel momento. ¡Extrañaba tanto a sus hermanos...! Pero no sabía como regresar a casa. La puerta se abrió de golpe y Courtney se sobresaltó y giró, esperando ver al coronel Birdwhistle. Pero no se trataba de él.
Tenía el cabello rubio, abundante y ondulado, que le cubría casi todo el rostro. Sus ojos, verdes y muy penetrantes, aparecían más hermosos que los del coronel. Courtney también vio sus hombros anchos, su sonrisa encantadora y su mandíbula fuerte. No pudo evitar sonrojarse; era bastante más apuesto que cualquier otro hombre que hubiese visto en su vida.
—¿Dónde está el coronel? atinó a decir, una vez recuperada el habla. El hombre desconocido sonrió sarcásticamente.

—Está fuera, recogiendo flores para adornar la habitación. ¿Cómo llegaste aquí? —preguntó bruscamente. Aquello sorprendió a Courtney, en su voz no había ni rastros de la cortesía habitual del coronel Birdwhistle.

—Me dirigía a casa de una amiga de mi familia, para ayudarla con su hija. ¿Quién eres? —preguntó intrigada. Él suspiró.

—Escucha, lamento haber sonado tan grosero, pero tuve que cancelar algo importante por tu llegada y... Lo siento —dijo sonrojándose un poco. A Courtney le gustaba mucho aquel hombre, en verdad parecía agradable—. Soy Jeremy Relish, amigo de la infancia de Adrien —explicó, y Courtney supo al instante que se refería al coronel Birdwhistle.

—Mi nombre es Courtney Baker —se presentó, esforzándose por sonar lo más despreocupada posible, pese a que el dolor ya le estaba taladrando las sienes. Pero Jeremy era demasiado listo para ser engañado, al parecer.
—Te duele la cabeza, ¿verdad? Te entiendo, mi padre también tuvo pulmonía —dijo, o más bien escupió. Courtney se sintió muy extraña, pues aquel chico había dicho "padre" en un tono más bien despectivo.

—¿Y dónde está tu padre? —preguntó con curiosidad.

—Seguramente retorciéndose en su lecho porque mi hermana se ha comprometido —dijo Jeremy encogiéndose de hombros. Courtney sintió una punzada de culpabilidad en el torso.

—Lo siento, no quise molestarte —dijo, tendiendo la mano el dirección a él con la mayor sinceridad posible.

—No se moleste, señorita Baker, sé bien que no fue su intención molestarme —repuso Jeremy, estrechándola calurosamente. En eso se abrió la puerta y ambos se giraron. El coronel Birdwhistle estaba de pie en el umbral, sacudiendo sus botas con aspecto enfadado.

—Jeremy, será mejor que vayas afuera. Una señorita pregunta por ti —anunció. Jeremy abrió los ojos con sorpresa, acto seguido salió corriendo fuera. El coronel se sentó junto a Courtney, en la cama, tendiéndole un hermoso ramo de rosas blancas. Ella abrió los ojos con sorpresa pero no dudó en aceptarlas, mientras, a través de la ventana, veía a Jeremy correr hacia una joven encantadora que se encontraba de pie el medio del jardín.

***
Adrien había pasado cerca de media hora buscando flores. Jeremy había decidido conocer a "la nueva inquilina", y él accedió. A Jeremy le haría mucho bien entablar nuevas amistades, y puesto que la señorita Baker era una joven tranquila y encantadora, le beneficiaría mucho su amistad. Pensaba en aquello mientras cortaba delicadas rosas blancas, que combinaban perfectamente con el cabello y ojos oscuros de la señorita Baker.
—No creí poder encontrarlo aquí, coronel Birdwhistle —observó una voz divertida procedente del portal. Al alzar la vista, Adrien se encontró cara a cara con Evelyn Pussmaid, la "cita" de Jeremy. Adrien frunció el entrecejo. Con sus veintisiete años, la señorita Pussmaid solo tenía una cosa en mente: encontrar marido, y puesto que Jeremy no parecía querer sentar cabeza, últimamente había estado buscando un nuevo prospecto. La señorita Pussmaid le daba mala espina, y a muchos otros también. Quizá era por eso que, pese a su belleza y fortuna, no se hubiera casado aún con nadie.
—¿Sucede algo, señorita Pussmaid? —preguntó lo más respetuosamente posible.

—Claro que sí, y usted lo sabe muy bien —contestó ella con reproche—. ¡Jeremy me ha contado que usted le ordenó que cancelara conmigo solo para cuidar de la nueva inquilina!

—Y supongo yo usted habrá difundido el chisme por todas partes, ¿no? —replicó él.

—Por supuesto, era lo mejor que podía hacer.

—Yo no creo eso.

—¿Está usted diciendo que soy una de esas personas que adoran los chismes, coronel? ¿Cómo puede pensar en una dama de ese modo?

Adrien suspiró. En definitiva, no podía comprender como resultaba tan atractiva para los caballeros.
—Señorita Pussmaid, si está usted aquí buscando a Jeremy...

—No, he venido a conocer a la nueva inquilina. ¿Qué piensa usted, es bonita? —inquirió.

—Mentiría si le dijera que no, pero tampoco lo es tanto como para que usted deba preocuparse —se limitó a contestar Adrien, levantándose con el enorme ramo entre las manos.

—Aún así, dígale a Jeremy que tengo que hablar con él, ahora —ordenó con autoridad. Adrien asintió.

—Está bien, señorita. Le avisaré ahora mismo.

Acto seguido se retiró hacia la habitación de la señorita Baker, una habitación que él odiaba pisar, con el ramo entre las manos y una expresión irritada en el rostro. Y es que la señorita Pussmaid parecía gozar de una habilidad especial para hacer enfadar a la gente a la que hablase.
avatar
Muselina
Debutante

Femenino Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 16/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Heidy78 el Jue Sep 26, 2013 10:55 am

   &&&& &&&& &&&& &&&&
avatar
Heidy78
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 5416
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 39
Localización : Guatemala
Empleo /Ocio : Finanzas
Humor : Depende... Pero casi siempre super feliz!!!

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Betsy Abraham el Jue Sep 26, 2013 11:54 am

     
avatar
Betsy Abraham
¡¡Siiiii !!Soy una charlatana

Femenino Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 05/08/2013
Edad : 42
Localización : Mendoza
Empleo /Ocio : Escritora - Ama de Casa - mujer maravilla
Humor : Alegre

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  MEG el Jue Sep 26, 2013 12:02 pm

Betsy ya se me está acumulando... este sábado lo pillo desde el principio otra vez

MEG
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 4381
Fecha de inscripción : 14/08/2011

http://detrasdelabanico.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Betsy Abraham el Jue Sep 26, 2013 12:06 pm

MEG qué se te esta acumulando??? 
avatar
Betsy Abraham
¡¡Siiiii !!Soy una charlatana

Femenino Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 05/08/2013
Edad : 42
Localización : Mendoza
Empleo /Ocio : Escritora - Ama de Casa - mujer maravilla
Humor : Alegre

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  MEG el Jue Sep 26, 2013 12:23 pm

jajajajja que leí el primer capítulo que subiste y me gustó... después no he podido ir leyéndolo sobre la marcha y ahora no tengo tiempo de leer todo lo que hay con la debida atención si quiero "forear" un poquito.... así que el sábado lo leeré todo, desde el principio...

MEG
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 4381
Fecha de inscripción : 14/08/2011

http://detrasdelabanico.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Betsy Abraham el Jue Sep 26, 2013 12:30 pm

Jejeje es que aqui hay excelente lectura!!...(sin ánimo de agrandarme, por supuesto)...Laughing Laughing Laughing ...y como dice el dicho...el que mucho abarca poco aprieta...no? Besotes:u`p:  
avatar
Betsy Abraham
¡¡Siiiii !!Soy una charlatana

Femenino Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 05/08/2013
Edad : 42
Localización : Mendoza
Empleo /Ocio : Escritora - Ama de Casa - mujer maravilla
Humor : Alegre

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  MEG el Jue Sep 26, 2013 12:33 pm

  

MEG
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 4381
Fecha de inscripción : 14/08/2011

http://detrasdelabanico.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  MEG el Jue Sep 26, 2013 10:08 pm

M.E.G. escribió:Betsy ya se me está acumulando... este sábado lo pillo desde el principio otra vez
Betsy Abraham escribió:MEG qué se te esta acumulando??? 
Argggggg!!!!! Muselina y Betsy... perdón    me he confundido con los nicks!!!!

Betsy... la tuya, Donde vuelan las golondrinas, ya la he leído y comentado... y estoy pendiente de leer lo que has subido de Una segunda oportunidad... 

M.E.G. escribió:jajajajja que leí el primer capítulo que subiste y me gustó... después no he podido ir leyéndolo sobre la marcha y ahora no tengo tiempo de leer todo lo que hay con la debida atención si quiero "forear" un poquito.... así que el sábado lo leeré todo, desde el principio...
Muselina, este comentario era para ti... lo siento, esto es fruto del estrés... y como bien dice Betsy... "quien mucho abarca poco aprieta"... voy a intentar apretar un poco más sin dejar de abarcar porque quiero leerlos tooooodos... solo necesito más tiempo ;-) para que me quepa todo el interés...

De nuevo pido perdón... he confundido el nick pero no a vosotras... mil besitos!
            

MEG
No hay quien me pare !¡Vivo Aqui!¡

Femenino Mensajes : 4381
Fecha de inscripción : 14/08/2011

http://detrasdelabanico.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Saga Los Hermanos Baker I: 365 días

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.